Paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad

Dedico estas palabras y
la imagen siguiente a todos mis amigos, hombres y mujeres, con los que
compartimos en mayor o menor grado, mensajes, ideas, conversaciones,
felicitaciones y críticas, en las diversas redes sociales donde
participamos, con la esperanza que el espíritu navideño nos haga
mejores amigos, más respetuosos y más comprensivos.

 

Hoy, constatamos que la paz brilla por su ausencia.

En
la realidad cotidiana, la corrupción, la violencia intrafamiliar, la
delincuencia juvenil; el narcotráfico, la pedofilia; el desempleo y la
escandalosa desigualdad social, evidencian que la muerte y la violencia
campean e impiden que la paz testificada por Jesucristo reine en la
patria.

Solamente
el compromiso decidido de cada uno de nosotros puede hacer posible que
las falsas luces y alegrías del comercio navideño simbolicen realmente
una iluminación y una conversión interior, capaz de impregnar las
conciencias en pro de una lucha incesante por instaurar la paz de los
profetas y de Jesús de Nazaret.

En la noche en que celebramos la
Navidad, en recuerdo del nacimiento de Jesucristo en Belén, se presenta
la ocasión propicia para abrir nuestras mentes y nuestros corazones a
las enseñanzas del Hijo de Dios, pero no para recitarlas sino que para
comprometernos a aplicarlas cotidianamente en todas nuestras
actividades.

Cuando se publicitan descaradamente tantos
antivalores, como el egoísmo, la morbosidad, la calumnia gratuita y las
inmoralidades de todo tipo, lograremos la paz en la tierra simplemente
aplicando la regla fundamental del cristianismo:

 

"Ama a tu prójimo como a ti mismo".

 

Es lo que tratamos de hacer, creo, la mayoría de nosotros como simples ciudadanos y hombres de buena voluntad.

 

Imagen: www.silvitablanco.com.ar 

Imaginactivo -
Villarrica Cultural -
EcoVillarrica -
Mi Facebook Blog NetworksDelicious

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA INTERPELACION DE OBAMA: ¿Y NOSOTROS?

LA INTERPELACION DE OBAMA: ¿Y NOSOTROS?

Enviado por Esteban Valenzuela el 05/11/2008 a las 12:41

En la colisión de ideas y emociones que me provoca la alegría por el triunfo de Obama en contraste con la crítica realidad de nuestra política, no me queda otra cosa que aceptar la derrota de mi "generación de los 80".

Encabezamos la lucha por la democracia, aportamos a los buenos años de la Concertación, pero no nos articulamos para evitar su decadencia; tolerancia a la corrupción, no reforma política sustantiva, abandono de la participación, lejanía con las nuevas generaciones, estilo centralista y "asustador".

Hoy estamos dispersos entre díscolos, disidentes, independientes y miembros de grupos emergentes como el PRI, Ch1 y ahora se viene el MAS. Pero en la "gran política", ¿está la suerte echada entre Piñera y políticos de los setentas?.

La edad no dice todo. Está claro; hay jóvenes envejecidos y viejos innovadores.

Pero Chile necesita otra política, otro estilo, una nueva agenda, un nuevo ciclo como dice Alvaro Escobar, otra coalición y otro candidato.

Obama cruzó fronteras raciales, miró el mundo, no cayó ni en el inmovilismo ni en el populismo, regulará la economía sin desconocer la creatividad del mercado, promete salir de Irak pero no olvida el odio terrorista, hablará con los distintos incluyendo "enemigos", buscará dar protección en salud, pero invitando a trabajar y superarse.

El entusiasmó a los jóvenes y provocó redes. Magia, carisma, los tiempos, la coyuntura larga de miles cansados del guerrerismo, los privilegios y la irresponsabilidad para gobernar.

Hay mucho que aprender y una interpelación a explorar, y a perseverar en la construcción de nuevos caminos. Ya aparecerá nuestro Obama, más temprano que tarde. De hecho, algunos ochentistas están promoviendo un encuentro en el próximo mes para dialogar, escucharse y buscar inventar.

…………
Fuente: Blog de Esteban Valenzuela VT http://estebanvalenzuela.cl/content/view/313465/LA_INTERPELACION_DE_OBAMA_Y_NOSOTROS.html

Publicado en Noticias y política | Deja un comentario

Venganza sin uniforme. La masacre de los campesinos de Liquiñe

La historia no contada de los 36 civiles que provocaron la muerte de cientos de campesinos
Venganza sin uniforme

Un equipo de LND recorrió 2.500 kilómetros, en tres regiones del sur de Chile, para escudriñar en los secretos de las matanzas más feroces de campesinos ocurridas en la dictadura. Detrás de esos crímenes estuvieron terratenientes, comerciantes y vecinos que hicieron la guerra sucia aliados con militares y carabineros. A 35 años de estos crímenes, y a pesar de que en algunos casos ha llegado la justicia, la mayoría sigue libre y aún recorren como amos y señores los campos, pueblos y caseríos del país.

Por Jorge Escalante, Luis Narváez y Javier Rebolledo / La Nación Domingo

Fue la venganza que aterrorizó poblados enteros, amparada cada vez en la oscuridad de la noche. Los autores de los crímenes de campesinos y trabajadores de otros oficios fueron civiles amos del lugar, que tras el golpe militar y aliados con los militares y la policía uniformada, decidieron la vida y la muerte de las víctimas que eligieron. Algunos actuaron disfrazados con atuendos de guerra, preparados y decididos a exterminar a quienes habían defendido sus derechos contra la explotación instalada desde siempre en los campos. A veces, desde antes de la asonada golpista, ejercieron tareas paramilitares junto al movimiento de ultraderecha Patria y Libertad. Otros actuaron vinculados a distintos grupos de corte fascista organizados para oponerse por la violencia a las conquistas de los trabajadores en los años del sueño socialista. Pero todos respondieron con el odio de presenciar cómo sus eternos súbditos y servidores de sus deseos reproductores de la fortuna, les ganaban terreno contrarrestando humillaciones y atropellos de su dignidad y la de sus familias. Especialmente al interior de los fundos donde la ley era el patrón.

Historias dramáticas donde en algunas ocasiones los mismos padres o parientes culparon a los suyos por involucrarse en las luchas sindicales por mejoras laborales, justificando a sus patrones, a estos activistas civiles y a los militares, por haberles dado caza y hacerlos desaparecer.

En cada ciudad, en cada pueblo o caserío precordillerano donde la muerte llegó vestida de civil o disfrazada de verde olivo, el terror infundido por la mano de estos poderosos permanece hasta ahora. Sus habitantes se muestran hostiles a las preguntas sobre aquellos tiempos. Invocan el olvido por el paso del tiempo, o simplemente confiesan mirando alrededor que todavía temen a que regrese el azote que llenó de sangre las calles y senderos rurales.

Algunos de estos civiles autores de las masacres todavía se pasean por los mismos recorridos que frecuentan los familiares de los caídos para comprar el pan del día. A veces los escupen al pasar, insultándolos por haberlos llevado a sentarse en las bancas de los acusados en un tribunal.

Las madres o hermanos que se atrevieron desde temprano a vencer el miedo de la amenaza constante persiguiendo judicialmente a estos hechores, sufrieron el doble castigo de perder a los suyos y recibir el desprecio de sus vecinos. Y hasta de los propios compañeros de combate de sus deudos, que cruzaron al otro lado de la vía para esquivar aquellos ojos tristes y desamparados que nunca dejaron hasta hoy de buscar a sus desaparecidos.

La Nación Domingo recabó la lista de los 51 civiles procesados o condenados por el secuestro y desaparición, o por los homicidios, de operarios del campo y otros que ejercían múltiples oficios. Del total, 15 corresponden a alemanes de Colonia Dignidad, que no son abordados en este reportaje porque sus andares son conocidos. Sin embargo, en la gran mayoría de los otros 36, sus identidades y acontecimientos permanecen todavía desconocidos públicamente.

El equipo de tres periodistas de LND recorrió 2.500 kilómetros y cruzó tres regiones entre Osorno y Los Ángeles, incluyendo zonas precordilleranas, para rehacer la ruta de la venganza. Todo sucedió en medio del temporal más grande de los últimos 30 años, que dejó 17 mil damnificados, sorteando con su vehículo carreteras y caminos interiores inundados.

SEÑORES DEL FIN DE CHILE

Miguel Ángel Fuentealba tenía cinco años cuando el 10 de octubre de 1973 el negro de la noche se tiñó de rojo en el caserío de Liquiñe, 150 kilómetros al este de Valdivia, cerca de la frontera con Argentina. A su padre lo llevaron junto a otros diez campesinos sobre el puente del río Toltén en Villarrica, le dieron varios tiros y le abrieron el vientre con corvo para que su cuerpo no flotara y desapareciera en la corriente.

Miguel, hoy en los cuarenta, por muchos años no supo qué pasó con su padre, Isaías. Por las tardes se peinaba bien, se ponía su mejo r ropa, "y bien lustradito me sentaba en un sillón que había afuera de la casa a esperar que mi viejo volviera en la micro del fundo en la que siempre llegaba". Tartamudea un poco, lo que le sobrevino desde entonces, mira a los ojos, y de repente su voz se hace más leve por la emoción del recuerdo. Afuera, en las calles de Villarrica, donde lo encontramos en un café, la lluvia es imponente.

Luis García Guzmán era el hijo de Julián, dueño de las Termas de Liquiñe, rabiosos anticomunistas ambos. La hostería y cabañas del complejo sirvieron de cuartel general para la cacería. Allí, Luis García y su padre, ya fallecido, le hicieron la lista de quiénes había que cazar al capitán Hugo Guerra Jonquera, que llegó con fuerzas militares de Valdivia. Los García pusieron también los vehículos para transportar a los detenidos hasta su destino final.

Once campesinos de los fundos Paimún, Trafún y Carranco sufrieron la condena que les impusieron estos amos y señores del pueblito.

El Complejo Forestal y Maderero Panguipulli, al que pertenecían los tres predios, la mayor área maderera en hectáreas y poder de los campesinos de la historia de Chile, fortalecido durante el Gobierno de Allende con José Liendo Vera, el "comandante Pepe", como su principal líder, fue temido entonces por los terratenientes de la precordillera de la X Región. Ahora era el tiempo de la reversa, cuando había que cobrar en vidas.

Pero esa noche la esposa de Luis García, María Hernández Calderón, vio todo. Veinte años después, García la abandonó con sus dos hijos por otra mujer, y fue ella quien ahora se vengó y denunció lo que presenció aquella noche de octubre: los once campesinos amarrados y vendados arriba de los vehículos de los García, y su marido manejando, uno de ellos vestido de militar. Ella vio salir desde la hostería el convoy de la muerte destino al río Toltén.

Refugiados de la lluvia bajo el alerón del edificio donde habita en Villarrica, María habló con LND para contar su desdicha. Pero después de su confesión a la justicia en 2005, García la visitó y con amenazas la obligó a firmar una carta desdiciéndose de sus declaraciones donde relató lo sucedido.

"Le firmé la carta para que me dejara tranquila, porque era prepotente, ya nadie lo quiere por eso". Pero meses después, la mujer arremetió de nuevo y volvió a ratificar sus dichos en el proceso que se instruye por este episodio. Sorprende su entereza y valor, y sus ideas claras. Huimos del frío y la lluvia y nos acompaña a tomar chocolate caliente para entibiar los recuerdos amargos.

Como una jugarreta del destino, Luis García, que también fue "alguacil" de Carabineros, bautizó su actual negocio de maderas nativas con el nombre de uno de los fundos de la tragedia: "Maderas Nativas Paimún S.A.", en la carretera entre Villarrica y Lican Ray. Allí lo buscamos sin suerte. Su mujer dice que está en Santiago.

SENTENCIA DE FAMILIA

Miguel Ángel, uno de los cinco hijos que dejó su padre, Isaías, no oculta que por mucho tiempo pensó en matar a los García cuando años después supo la verdad. De adolescente debió trabajar en las termas porque eran los únicos que en el villorrio daban trabajo. Su madre, Honorinda, también sirvió para los señores. Y los García con sus compinches militares siguieron acudiendo a festejar y cantar con la guitarra a la fonda de su abuela en Liquiñe.

"Hay todavía una esperanza de que él vuelva, aunque sé que es irracional Mi hija me dice a veces: ¿y si el abuelo está vivo en otro país? Es que la mente es tan extraña", divaga Miguel Ángel, mirando por la ventana del café a la calle mojada.

En octubre de 1994, los García vendieron el complejo turístico a la Armada, que lo adquirió en 196 millones de pesos, bajo la lupa del notario de Panguipulli Leonardo Calderara.

Consultado el comandante en jefe, almirante Rodolfo Codina, afirmó desconocer el trágico pasado de lo que ahora es un sitio de esparcimiento para oficiales y gente de mar. "Desconozco si estas termas tenían alguna vinculación con violaciones de los derechos humanos", respondió el almirante a LND.

En Liquiñe, las tías de Miguel Ángel, Gloria y Marta, se sorprenden con nuestra llegada a preguntar por aquel pasado que ellas y todo el pueblo quisieran enterrar para siempre.

Suenan violentas las expresiones de cariño hacia "el abuelo Julián" y "don Lucho", los García que ayudaron a matar a su cuñado Isaías. Marta es directa: "Él se lo buscó, para qué anduvo metido en tonteras", sentencia en defensa de los amos del caserío. Y completa el sentimiento advirtiendo que fue Isaías el verdadero culpable de su propia muerte y no los García. Las palabras de la mujer parecen su propia sentencia en el almacén donde la encontramos. Su hija también habla familiarmente del "abuelo Julián" como si fuera el suyo propio.

Hace un par de años, el pueblito de Liquiñe salió a las calles con banderas y pancartas para apoyar a Luis García, después de que éste fue condenado en primera instancia a cinco años y un día como autor de los secuestros y desaparición de los campesinos. "Don Lucho" llegó pidiendo firmas de apoyo en su favor, y casi todos los 1.200 habitantes del lugar lo respaldaron y abrazaron.

Es la vida real y contradictoria de estas aldeas donde a veces parece que ni el mismo Cristo llegara todavía. Tan contradictorio como el cielo tormentoso que de repente se abre en un descanso del diluvio, y en medio de la oscuridad, la soledad y el silencio más pleno nos devela su manto de estrellas y constelaciones que sobrecogen y que contemplamos entumidos, con respeto a la inmensidad y al misterio de ese universo del sur.

LOS DUEÑOS DEL MUNDO

Bajando hacia el norte, en la VIII Región, está Santa Bárbara. Desde ahí, más de 30 kilómetros hacia la cordillera, un interminable camino sinuoso, lleno de barro y plagado de bosques forestales, termina en el imponente fundo El Huachi. Lo antecede sólo el caserío del mismo nombre, humilde a su alrededor, que parece una prolongación azarosa del campo propiedad de la familia Barrueto Barting. No es casualidad que todos los conozcan, ya que muchos de los lugareños trabajan sus tierras y se instalaron ahí buscando una forma de subsistir.

Para llegar hasta el fundo donde viven los hermanos Manuel y Ricardo Barrueto sólo basta con pronunciar su apellido y los brazos se alzan siempre en la misma dirección, profundo hacia los bosques. Ya al interior de la propiedad, una de las empleadas de la casa con impresionante vista al río Huequecura nos cuenta que "el patrón" salió de mañana, debido a que tiene otro domicilio en Los Ángeles y que alterna su permanencia entre ambos lugares. "Está algo enfermo, partió a hacerse unos exámenes, lo más probable es que llegue mañana o pasado", dice con amabilidad.

Tras la desalentadora respuesta, la vuelta hacia Santa Bárbara se hizo inevitable. Luego de avanzar por colinas escarpadas, apareció el camino que indicaba la salida del fundo. Pero el portón está bloqueado por una moto todo terreno que se encuentra atravesada, como si fuera un pino más de los miles que los Barrueto tienen en su predio dispuestos para la tala. A un costado del vehículo, un hombre alto espera en actitud amenazante. Tiene pelo cano, ojos secos y el rostro envuelto en un par de mejillas pálidas. Usa un jockey rojo y con la mirada baja se acerca inquisidor. En una mano lleva una cámara fotográfica digital; la otra se posa sobre un bulto ubicado en su cintura. Luego de escrutar el automóvil y a sus integrantes, su pequeña boca cuenta escuetamente que es Ricardo Barrueto Barting.

No lo reconoce, pero él es uno de los dos hermanos que actualmente se encuentran procesados por el secuestro de seis campesinos, recién ocurrido el golpe, todos ellos empleados en su fundo.

Sin más trámite nos expulsa de la propiedad; no hay más preguntas. "Acá no se entra sin mi permiso", sentencia. Toma una fotografía de nuestro automóvil y de la patente, mientras nosotros lo inmortalizamos de vuelta con nuestra cámara.

Veinticuatro horas más tarde nos enteraríamos que a la empresa Seellmann Rent a Car llamó un supuesto detective de la Policía de Investigaciones, donde fue arrendado el vehículo, para pedir los datos de los arrendatarios, argumentando que había sido utilizado "por activistas mapuches para causar disturbios".

Doña Norma Panes conoce bien las tretas de Ricardo Barrueto. En 2006 luego de que el ministro de la Corte de Apelaciones de Concepción Carlos Aldana asumiera varias causas de derechos humanos en la zona del Biobío tuvo un careo con él. Se dio en medio de la reconstitución de la escena por los 20 secuestros de obreros y campesinos que sufrió la localidad de Santa Bárbara entre septiembre y octubre de 1973 y que tienen hasta ahora a muchas familias sin conocer el paradero de sus padres, maridos, hijos o hermanos. Ahí, frente a su rostro, Ricardo le señaló que la noche en que su marido, Miguel Cuevas Pincheira, "fue sacado de la casa en calzoncillos por hombres uniformados", él no estaba ahí.

Pero ella asegura que los Barrueto fueron parte del grupo de civiles que, disfrazados de militares, se llevaron a su marido en medio de la noche del 20 de septiembre. Norma Panes dice que los vio claramente y también su hija. Al mostrarle la foto actualizada (ver imagen) que obtuvimos de Ricardo Barrueto, Norma no duda: "Es él". Su rostro, como el de Manuel, quedaron grabados en su memoria con tanta fuerza como aquellos años en que su marido fue un trabajador más del fundo El Huachi, labor que alternaba con su oficio de zapatero.

Los testimonios de las familias de seis campesinos más que trabajaban en El Huachi, secuestrados el mismo día y en horas cercanas, permitieron que en 2002 se procesara a los Barrueto y a los civiles Sergio Fuentes Valenzuela, Jorge Domínguez Larenas y los también hermanos Jorge y José Valdivia Dames, quienes conformaron una verdadera mini-Caravana de la Muerte. Norma lo grafica de la siguiente forma: "Ese día lo que hizo el grupo de civiles, todos ellos miembros de Patria y Libertad, junto a los carabineros fue, literalmente, limpiarle el campo a los Barrueto".

Luego, un recuerdo de los años posteriores a la desaparición de su marido viene a su mente: "Todos ellos eran amigos entre sí. En una ocasión, en plena dictadura me topé con un par en una esquina. Como sabían que yo todavía buscaba a mi marido, me escupieron a la cara", dice.

La actitud de los Barrueto, al parecer, no es muy distinta. Tras mover la motocicleta para dejar libre la vía, minutos después, uno de los campesinos nos hizo dedo para acercarlo a la carretera que une Ralco con Los Ángeles. En el camino contó que Barrueto le había consultado si sabía de quién era el vehículo blanco que había ingresado sin permiso al fundo. Y nos advirtió sobre Ricardo: "Cuando los vio entrar a ustedes dijo que de aquí no salían". El joven, un sencillo trabajador forestal, con lucidez agregó que "es un hombre malo, prepotente, un carajo como patrón, que paga apenas para subsistir. Se aprovecha del sufrimiento y la necesidad del trabajador".

Actualmente, los civiles responsables de la matanza permanecen procesados. Luego de ejecutarlos, la mayoría fueron lanzados al río Biobío desde el puente de Santa Bárbara.

AMIGOS INSEPARABLES

Unos pocos kilómetros al sur de Santa Bárbara, en Mulchén, otra ola de secuestros se llevó a cabo gracias al trabajo coordinado de civiles y Carabineros. Organizados de la misma forma, pero en esta ocasión vestidos con sus ropas, llegaron en la noche a buscar su venganza. Una de ellas recayó sobre el obrero y dirigente de un sindicato campesino José Orellana Gatica. Sus aprehensores: Rolf During Pohler y Samuel Arriagada Domínguez, más el contingente policial a su servicio. El motivo era claro: el obrero trabajaba dentro del fundo Verdún (nombre que alude a la sangrienta batalla de la Primera Guerra Mundial protagonizada por alemanes y franceses), cuyos dueños eran los padres de During.

La esposa de José Orellana, Sara Mendoza, recuerda que la noche del 28 de septiembre del ‘73 el piquete llegó afuera de la casa que tenían al interior de la propiedad patronal. Sin preguntar abrieron fuego y luego de unos instantes botaron la puerta. Tomaron a su marido y lo sacaron a la fuerza. No le fue difícil reconocer a During y a Arriagada, ya que siempre los veía juntos dentro del fundo. Desesperada, salió con un candelabro, pero de un balazo lo volaron de su mano. El padre de José, quien también vivía ahí y trabajaba para los During, no se levantó. Su esposa le rogó que intercediera a favor de su hijo, pero el hombre, fiel a su patrón, le contestó que se callara y siguiera durmiendo. Pocos días después, el hombre echó a Sara del fundo y continuó trabajando para los During durante toda su vida. En ese momento ella tenía 21 años y seis meses de embarazo.

Para el equipo de LND fue imposible dar con Rolf During, ya que se mueve entre varias propiedades que mantiene entre la VIII, IX y X Región. Sin embargo, encontramos a su hasta ahora inseparable amigo, Samuel Arriagada, con quien viajó en el mismo vehículo a declarar por este caso a la Corte de Apelaciones de Concepción.

También hijo de latifundistas, pero hoy venido a menos, Arriagada no figura en ningún registro público. Sólo la casa a nombre de su hermana nos alerta sobre su posible presencia. Es una casona de madera, antigua, ubicada en la esquina de las calles Soto y Villagrán. En un pequeño almacén, ubicado a un costado, nos confirman que en esa casa vive Samuel Arriagada y que si bien es un personaje poco afable, no saben que esté involucrado en crímenes cometidos durante la dictadura.

Ante la presencia de una cámara fotográfica, de todas las personas que pasaron por el lugar, el único que puso mirada sospechosa y se molestó cuando fotografiaban el frontis de la casa fue un tipo de unos 65 años, que vestía casaca y blue jeans. A los pocos segundos ingresa al domicilio y ya no queda duda: es Samuel Arriagada.

Consultado por su situación procesal, al principio negó estar involucrado en ningún juicio. Al recordarle que estuvo detenido varias semanas, en 2003, dice no tener nada que ver y que no confía en la prensa. No aceptó más preguntas, sólo se mantuvo con la vista fija hasta que nos perdimos de su esquina.

Su hermetismo silencioso contrasta con la imagen que se llevó Sara cuando se careó con él. "Le faltó sólo pegarme", recuerda. Pero ella nunca se achicó. "Cada vez que los encontraba en el banco o en algún lugar, yo llegaba con mi hijo en brazos y le decía, sobre todo a Rolf: ‘Mátame a mí también’. Él siempre se limitaba a bajar el rostro. Su madre llegó a ofrecerme dinero para que yo dejara de acusarlos. A mí eso no me interesaba. Ni un peso les acepté", cuenta la mujer de ojos negros y sonrisa tierna.

La actitud combativa de Sara es aislada. Los hermanos de José, por ejemplo, se negaron a realizarse exámenes de ADN en el Servicio Médico Legal para determinar si algunos de los restos óseos encontrados en diversas partes de Chile pueden coincidir. "Tienen miedo de que el golpe vuelva y arrasen con todo nuevamente", advierte Sara.

De todas formas, para ella siempre pudo más la añoranza de volver a encontrar a su marido. A pesar de que vivió 20 años con otro hombre y tuvo un hijo con él, no duda en mostrar sus cartas. "Elijo a José cien veces. Mis mejores momentos son cuando sueño con él. Estoy a su lado y me dice que deje de buscarlo. Ahí lo escucho y soy feliz. Cuando despierto todo cambia", cuenta.

Aunque ninguno de los dos confesó el secuestro, actualmente Samuel Arriagada está condenado en primera instancia a cinco años y un día de presidio por el secuestro calificado de José Orellana. A Rolf During, en tanto, se le impusieron 10 años. El motivo es que el descendiente de alemanes guarda otro muerto bajo la mesa. En este último caso sí reconoce que fue uno de los que apretó el gatillo.

EL COMPAÑERO DEL AÑO

En su declaración judicial ante el ministro con dedicación exclusiva Carlos Aldana, Rolf During reconoció que el 28 de septiembre, mientras hacía guardia de apoyo a Carabineros, recibió a Jorge Narváez Salamanca, quien llegó detenido en compañía de "un grupo de personas". No recuerda quiénes eran. Posteriormente, relata During, subió a un auto y se sentó al lado de Narváez hasta que llegaron al retén de Quilaco, un pequeño pueblo ubicado a pocos kilómetros de Mulchén. Ahí los esperaba el teniente de Carabineros Jorge Maturana (también condenado). Luego de una hora de espera, lo llevaron hasta el puente Quilaco, ubicado sobre el río Biobío, lo sentaron sobre una de las barandas y luego procedieron a ejecutarlo.

El otro civil que estuvo presente en la escena del crimen, José Horacio Pacheco Padilla, también declaró que During fue uno de los tres que disparó. Respecto de su participación, señaló que participó de la detención y que, como no estaba armado, sólo fue testigo ocular.

Sin embargo, Pacheco Padilla era compañero de colegio en el Liceo de Hombres de la ciudad de Jorge Narváez (iba un curso más arriba), pertenecía al grupo Patria y Libertad y también al grupo de apoyo civil a Carabineros. Por otro lado, Narváez tenía entonces 15 años, militaba en el MIR. De ahí que la evidencia judicial apunta a que fue él quien entregó el nombre de su compañero.

Cuando se pregunta por José Pacheco, en Mulchén su nombre suena conocido. "Maneja un colectivo de esos de letrero amarillo", comenta un vecino. La descripción agrega que trabaja para la "línea número 2", que tiene su garita al final de la calle Victoria, casi en el límite urbano de la pequeña ciudad. Es una casucha verde de madera, rodeada de los clásicos vehículos negros que llegan y se van. El resto de los colectiveros dicen que Pacheco maneja un Chevrolet Corsa, el único que hay en la línea. Además, todos cuentan que es un tipo afable y simpático. Ninguno de ellos reconoce saber que tenga algún tipo de problemas con la justicia. Lo consideran un hombre tranquilo que vive junto a su familia.

Tras unos minutos de espera, el vehículo aparece. De su interior desciende un tipo de unos 52 años, robusto, panzón, canoso y de bigote. Se apresura a indagar el motivo de nuestra presencia. "Una carrerita hacia Los Ángeles", le respondemos como excusa para saber cómo se desenvuelve a pesar de su pasado. Decide posar junto a su vehículo, con absoluto relajo.

En más de 32 años, nadie, excepto uno o dos familiares de las víctimas, le recordó su crimen: haber sido parte de un grupo de voluntarios que detuvieron ilegalmente a Jorge Narváez Salamanca, y participar en su ajusticiamiento.

Al igual que Rolf During, durante años Pacheco negó su participación en la muerte de Narváez. Sólo en los últimos años la memoria se le ha refrescado. Actualmente está condenado a cinco años y un día. Si se confirma su sentencia de primera instancia, tendrá que ir a prisión. During también.

EL LOCO BARRIENTOS

La metralla y el zumbido de las balas rompían el silencio de la noche del sur. Hoy, a medianoche, en los rincones de la X Región se sigue oyendo el batir de los árboles resistiendo el viento, las gotas de agua que caen desde las ramas y el murmullo de la fauna nocturna. La noche del 16 de septiembre de 1973 fue una de aquellas donde no fueron los truenos los que rasgaron la naturaleza, sino las ráfagas de las armas de uniformados y civiles que se descargaban contra campesinos, que eran parte generacional de esa naturaleza.

Esa misma fecha, a la misma hora, la familia Valderas se preparaba para dormir. Aunque habían sabido del golpe en Santiago, ellos no pensaron que las caravanas de la muerte que se desataron en el país podrían llegar hasta ellos. Es más, los 16 hermanos que componían la familia comenzaban a llegar para juntarse los días de Fiestas Patrias.

Todo esto hasta que se oyeron los pasos de varios hombres que se venían sobre la humilde vivienda, ubicada a 200 metros del camino que bordeaba el lago Puyehue. Flavio, el hijo mayor, se topó casualmente a mitad de camino con el grupo, cuando se dirigía a la letrina. "Alto ahí, buscamos a Flavio Heriberto Valderas, no te movái conchetumadre; te vamo a matar, culiao", dijo un carabinero. Un culatazo le quebró el arco superciliar derecho al joven y le desprendió parte de la piel. "Mi madre dijo que se le había salido el ojo del golpe", relata su hermana Luz Marina.

En su sencilla casa, ubicada en calle Diego de Almagro, ella relató a LND que "mi hermano era un chiquillo tranquilo, trabajador, que hacía un par de semanas se había peleado con un carabinero, y éste lo había amenazado. Esa noche, Barrientos acompañó a la patrulla de Carabineros, los guió y les facilitó vehículos. También les indicó donde vivía ‘Cantarito’ y entró con el destacamento para señalarlo, porque también pensaba que mi hermano le había trancado la puerta de su casa para molestarlo".

Consta en el expediente del caso que Flavio Heriberto nunca tuvo una actividad política y que su muerte, más bien correspondió a una venganza personal.

Pero Luz Marina Valderas no ha olvidado ninguna de las numerosas ocasiones que ha tenido que encontrarse con Jorge Barrientos Camadro, en Osorno. La justicia dice que fue uno de los responsables del secuestro y posterior desaparición de su hermano Flavio Heriberto, a quien apodaban "Cantarito".

Actualmente, Barrientos es un tipo que viste siempre con chaqueta, blue jeans y botas. Usa un sombrero de huaso y se moviliza en un todo terreno. Tiene dos fundos: uno en Puerto Octay y otro en Puyehue. Su vida, en los últimos 35 años, ha sido tranquila, a excepción de sus constantes arrebatos violentos y su conocido mal genio. El ex dueño de la Radio Sago, Pedro Burgos, relató a sus cercanos sobre una reunión en el club de caza y pesca local, donde asistió el sujeto. El anciano relató cómo Barrientos sacó de su cintura una pistola para disparar al aire porque no estaba de acuerdo con una decisión. Así ha pasado su vida, entre los fundos, la Feria Tattersall de ganado y, recientemente, desfilando por tribunales y pasando un tiempo en la cárcel.

Luz Marina hace muchos años que trabaja para el senador Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Ella cuida el departamento que el legislador mantiene en un céntrico edificio. Pero también trabaja, desde hace años, como garzona en eventos.

"Una vez me tocó el cóctel de inauguración de una planta de secado de Soprole. Yo servía en una bandeja y tuve pasar por su lado. Me conoció y me botó la bandeja de un manotazo", recordó la mujer.

Tampoco dice olvidar el odio con que la miró la mañana en que, nuevamente por casualidad, pasaba a dejar las llaves de su camioneta a un puesto de flores, antes de partir a Concepción, donde le esperaban varios días de prisión preventiva, el único tiempo que ha estado privado de libertad por la desaparición forzada del campesino.

Luego del recorrido, constatamos que a 35 años de las matanzas, estos "señores" siguen siendo los amos de sus pequeños reinos, cuyos súbditos les siguen temiendo, como si fuera hoy esa misma fatídica noche que muchos habrían preferido no vivir.

Domingo 7 de septiembre de 2008
………………………..
Fuente: La Nación Domingo 

Publicado en Noticias y política | 1 Comentario

Costanera de Villarrica: Organizaciones sociales desvirtúan críticas de la Alcaldesa

Costanera de Villarrica: Organizaciones sociales desvirtúan críticas de la Alcaldesa

Los
múltiples errores de diseño del Proyecto Costanera de Villarrica que
han obligado a las principales organizaciones sociales de la comuna a
realizar un intenso trabajo de proposición de mejoramientos (algunos de
los cuales han sido aceptados por el MOP) continúan causando polémica.
Ahora, unas declaraciones de la Alcaldesa de Villarrica publicadas en
medios locales y en El Mercurio (ver la noticia al final de este post)
han causado el malestar de las organizaciones que conforman el
movimiento Procostanera y que han procedido a responder las
imputaciones en la siguiente declaración pública:


Procostanera
jueves, 24 de julio de 2008.

A través del
presente artículo, los integrantes de Procostanera (Corporación de
Arquitectos de la Araucanía Lacustre, Corporación de Desarrollo de
Villarrica, Defensores del Patrimonio Natural y Cultural, Club Cine
Arte Villarrica, etc.), desean aclarar y establecer lo siguiente, en
referencia a los dichos vertidos por la Alcaldesa de Villarrica, señora
Ingrid Prambs Klocker en diferentes medios de comunicación (El Correo
del Lago, diario El Mercurio, Revista Travesía).
 

En relación a las declaraciones antes mencionadas podemos afirmar: 

1-Los integrantes de
Procostanera somos mucho más que diez personas. Las miles de firmas
recogidas para detener el corte de las especies nativas que contemplaba
el proyecto, como asimismo las diversas manifestaciones públicas,  en
las que se convocaron más de 400 personas, así lo demuestran.
 

2-Contrariamente a lo
que indica la señora Alcaldesa, no tenemos más tiempo libre que el
común de las personas, pero hemos decidido dedicarlo a trabajar honesta
e íntegramente por lo que consideramos justo y necesario. Y, si de
tiempo se trata, es claro que la Señora Alcaldesa no lo tiene para
dedicarlo a este Proyecto, según ella el más importante de Villarrica,
pues no ha asistido a ninguna de las sesiones de la Mesa de
negociación.
 

3- Es verdad que una
parte importante de los miembros de Procostanera no es nacida en
Villarrica. Sin embargo, hemos adoptado esta ciudad por lo que nos
preocupa su presente y futuro, tanto como si hubiéramos nacido en ella.
Además, si el derecho a opinar lo diera la antigüedad, sólo el pueblo
mapuche podría hacerlo. Sin ir más lejos, llámamos a la señora
Alcaldesa a mirar sus propias raíces y le exigimos que rectifique sus
declaraciones al respecto, ya que si esta zona ha progresado y se ha
desarrollado sostenidamente ha sido gracias al aporte de todos los que
la habitamos, independientemente de cuándo hayamos llegado.
 

4- Con respecto a que
nosotros tenemos el dinero para desarrollar una campaña en contra del
by-pass, es absolutamente falso. Todos debemos trabajar para vivir, y
hemos salido adelante como Movimiento, sólo gracias a la modesta
cooperación de ciudadanos (no organizaciones) que nos han apoyado.
 

5-Uno de los aspectos
que más nos extraña, es que estas declaraciones, (claramente
descalificatorias), se dan en el contexto del actual funcionamiento de
una mesa de negociación tripartita (conformada por el MOP, la
Municipalidad de Villarrica y Procostanera), creada justamente a
propósito de la presentación de un Recurso de Protección en contra del
Proyecto. Por cierto, invitamos a la Alcaldesa en dos oportunidades, a
sumarse a este Recurso Judicial.
 

6-Actualmente esta
Mesa puede mostrar avances concretos en pos del mejoramiento del
Proyecto, reconocidos por el mismo MOP (véase últimas dos Actas de
acuerdos firmadas por todos los participantes). Con sus declaraciones,
la Alcaldesa ha incurrido en una tremenda contradicción y la ha llevado
al absurdo de descalificar a los actores de la Mesa y, por otro lado, a
validarla por medio de su representante. ¿Quién puede entender esto?
 

7-Hemos participado
de esta Mesa por cuanto entendíamos que ésta era una instancia de
dialogo respetuoso donde resolver los conflictos creados por el
proyecto "Costanera Villarrica." Consideramos las declaraciones de la
Alcaldesa como un quiebre de este diálogo. De no retractarse de sus
opiniones, consideraremos que dicha Mesa se ha quebrado, y con ello la
participación ciudadana.
 

8-Las diferencias
entre el Proyecto que se inauguró en febrero del presente año con el
actual son enormes, y son exclusivamente producto de la presión de
Procostanera y la obligada buena disposición del MOP. La autoridad
Municipal jamás nunca manifestó públicamente su opción por más bajadas
a la playa, por más cruces peatonales, por reducir el alto del muro de
contención, por aumentar los estacionamientos, por bajar la velocidad
de los vehículos, por agregar una rotonda y una plaza para el encuentro
ciudadano, ni manifestó su preocupación por el acceso a las personas
con alguna discapacidad física. Sin embargo, estos avances de la Mesa
Tripartita se los ha querido adjudicar (ver Revista Travesía del mes de
julio).
 

9-El Movimiento
Procostanera está formado por diversas organizaciones y personas
naturales (entre ellos, muchos profesionales), que solamente hemos
intentado aportar, con nuestros conocimientos y experiencias, a
Villarrica y sus habitantes. No estamos interesados en obtener cargos
públicos, ni nada que se le parezca, no buscamos votos. Sólo
pretendemos crear conciencia de la importancia de la participación
ciudadana, y de que todo lo que se haga en Villarrica sea de excelencia
 

10-En cuanto al
presupuesto asignado a esta obra, queremos explicarle nuevamente a la
máxima autoridad (ya que no ha querido entenderlo) y a la opinión
pública, que el sólo hecho de que existan $4.000 millones de pesos no
da garantía alguna de que sea un proyecto de calidad.  Nuestro país
tiene ejemplos de sobra de cómo se han malgastado los dineros de todos
los chilenos en proyectos mal concebidos.  Basta con nombrar sólo los
casos más dramáticos de EFE y Transantiago.  El mismo MOP nos ha
reconocido, en más de una ocasión, su necesidad de mejorar el nivel de
elaboración de sus proyectos, dada la gran cantidad de cambios que
estos sufren durante su ejecución, producto de errores de diseño. 
Nuestra acción va justamente dirigida a aportar conocimientos y
criterios para llevar la ejecución de esta obra a un mejor nivel de
calidad. Desgraciadamente, nuestra Alcaldesa no ha logrado entenderlo
así.
 

11-Emplazamos a la
Señora Alcaldesa a reunirse con nosotros  públicamente, para ratificar
o desmentir cada una de sus declaraciones. De lo contrario,
entenderemos que ella, una vez más, esconde a la ciudadanía su
verdadera posición e intereses respecto del Proyecto; o entenderemos
que le da lo mismo la calidad del diseño con tal de que se inaugure
pronto.
 

12-Finalmente,
queremos declarar que Procostanera ha hecho lo posible por mitigar los
efectos negativos de este Proyecto sobre el borde lago, considerando
que era una obra que ya estaba en marcha. 

Procostanera

………….

Publicado en El Mercurio del dia 21 de julio cuerpo c pag 9

Polémica por costanera en Villarrica divide a vecinos 
Vía al borde del lago estará lista en 2010:

IVáN
FREDESVILLARRICA.- ¿Costanera o carretera? ésa es la interrogante que
ha convertido en la manzana de la discordia al más importante proyecto
de vialidad urbana que se ejecuta en este balneario lacustre de la
Región de la Araucanía.

El debate público tiene como epicentro
la construcción de una costanera bidireccional de 1,8 kilómetro, con
una calzada de siete metros de ancho. La ruta recorre dos tercios del
borde lacustre a su paso por esta ciudad de 43 mil habitantes y debería
estar lista en el verano de 2010.

Es la mayor inversión fiscal
de las últimas décadas en esta ciudad. Se gastarán $4.400 millones en
el proyecto de recuperar e incorporar el abandonado borde del lago y
sus playas al desarrollo urbano y turístico.

Pero, mientras las
retroexcavadoras avanzan en su trazado, la comunidad está enfrascada en
una acalorada discusión acerca del mejor diseño posible para lo que
consideran una obra de gravitante impacto en el futuro turístico de
esta localidad, rodeada de lagos, bosques y volcanes.

Los
detractores, encabezados por el arquitecto Manuel Gaete, sostienen que
lo que se está construyendo es "una carretera", diseñada
conceptualmente como una solución a un problema vial, no como una
respuesta urbana al desarrollo local.

Asegura que lo denomina
carretera, porque es un bypass que da una solución a la conexión de
Villarrica con Pucón, en su paso por la ciudad, lo que desnaturaliza el
concepto de costanera.

"De partida, argumenta, se diseñó para
una velocidad de 60 kilómetros por hora, se redujo hasta en 70% la
superficie de las playas, limitó los accesos al lago, cercó las playas
con un muro de gran altura y, lo peor, contempló la tala de boldos que
rodeaban el sector", sintetiza el profesional.

Cambios al proyecto

El
Secretario Regional del Ministerio de Obras Públicas, Alfredo Vallejos,
si bien admite discrepancias en torno al proyecto, indica que esa
cartera ha escuchado a la comunidad e incorporado sus observaciones
para eliminar los puntos en discordia.

De ese modo, indicó, la
velocidad de diseño se redujo de 60 a 40 kilómetros por hora, se
ampliaron de tres a nueve los accesos a la playa, se bajó el muro de
contención de 5 metros a un máximo de 3, no se cortará ningún árbol y
se realiza un estudio para recuperar y ampliar sus playas.

Especifica
que el proyecto contempla, además, áreas verdes, miradores, ciclovías,
juegos infantiles y espacios para la realización de eventos públicos.

"Los
habitantes querían una costanera para "estar", no para "pasar", reitera
Gaete, al sostener que el proyecto termina con la belleza escénica del
lugar, que es el "principal patrimonio turístico de Villarrica".
Argumenta que las críticas son respaldadas por la Asociación de
Arquitectos y la agrupación Pro Costanera, dos entidades que reúnen a
gremios del comercio, el turismo y profesionales de la zona.

"Los
opositores no son más de diez personas. Tienen tiempo y dinero para
hacer una campaña en contra", replica la alcaldesa de Villarrica,
Ingrid Prambs, quien asegura que el proyecto es lo mejor que le ha
podido pasar a su ciudad para impulsar su desarrollo turístico. "El
monto de la inversión lo demuestra", subraya.

La autoridad
asegura que la comunidad apoya la construcción de la costanera, porque
recuperará el borde lacustre y transformará un sector abandonado en un
paseo que beneficiará a toda la ciudad."Los que se oponen no son de
Villarrica. Vinieron a vivir acá para descansar y piensan que todo debe
seguir tal como estaba cuando ellos llegaron", apunta la alcaldesa.

…………………………

Imagen: Aquí estaba la Playa El Pescadito

Algunos artículos relacionados:

- Manuel Gaete W.: Un aporte al diseño de la Costanera 
- Arquitectos de Villarrica logran incorporar mejoramientos al proyecto de Costanera 
- ¿Costanera o Transcostanera? 
- El misterioso proyecto Costanera de Villarrica 
- Propuesta para salvar la playa El Pescadito 
- Sepultan playa en Villarrica para construir autopista hacia Pucón 
- La foto-testigo de una barbarie urbanística 

ImaginactivoAtina ChileVillarrica Cultural  – EcoVillarrica


Publicado en Sociedad | Deja un comentario

Apareció la maqueta de la Costanera de Villarrica

La maqueta de la Costanera de Villarrica

En
una nota publicada en su página de Facebook, la Alcaldesa de
Villarrica, Ingrid Prambs Klocker, da conocer que la Municipalidad ha
recibido la tan largamente esperada "maqueta" del Proyecto Costanera
que se encuentra en construcción. Junto con la noticia se muestran
cinco fotos correspondientes sólo al sector de la Playa Pucara.


La maqueta, en escala 1:200, se puede visitar en Hall del Municipio de Villarrica, Pedro de Valdivia # 810. 1er piso.

Las personas que tengan cuenta en Facebook puede ver las fotos en este link. 

ImaginactivoAtina ChileVillarrica CulturalEcoVillarrica

Publicado en Medio Ambiente | 13 comentarios

La foto-testigo de una barbarie urbanística

La foto-testigo de una barbarie urbanística

Muchos
interesados hay en hacer desaparecer esta foto. En el borde mismo de
casco urbano de la ciudad, a no más de dos o tres cuadras del centro,
se iniciaba este bucólico camino recorrido por cientos de vehículos
todos los fines de semana del año, para gozar del paisaje, acceder a
las pequeñas zonas de playa, hacer picnic bajo los sauces junto al
lago, pasear bajo el aroma de los bosquecillos de boldos centenarios y
llegar hasta el estero Iribarren, donde una mini rotonda natural
poblada de grandes árboles permitía devolverse y, por qué no, en las
noches cobijaba a los enamorados que no tenían mejor lugar para
expresar sus sentimientos.

Esta era la verdadera Costanera de Villarrica, pobre pero humana. Y
cuando la ciudadanía pedía una Costanera más moderna, suponía que Obras
Públicas pavimentaría este camino, haría algunos ensanches necesarios,
colocaría mobiliario urbano (asientos, barandas, miradores, ciclovías),
embellezaría las bajdas a las playas, etc., conservando, por supuesto,
la identidad y carácter de este hermoso paseo villarricense.

Pobres ilusiones provincianas!!!.

Los tecno-burócratas de Obras Públicas, encerrados entre las cuatro
paredes de sus oficinas (tal como diseñaron el oprobioso Plan
Transantiago) y bajo un total secreto, digno de una estrategia militar,
diseñaron una eficiente autopista hacia Pucón en lo que consideraron
terrenos inservibles: La franja de playas que se extiende por más de un
kilómetro por el borde costero de la ciudad. Los planos oficiales del
proyecto se conocieron solamente cuando las obras ya estaban asignadas
a los contratistas particulares y se daba inicio a algunas actividades
preparatorias del terreno, como cortar todos los árboles existentes
entre la playa Pucara y el Estero Iribarren.

Hoy día, la playa que vemos en la foto, y los sauces junto a las
aguas, ya no existen. En este lugar, en toda su extensión, se han
vertido cientos de toneladas de rocas y otros materiales pétreos que
constituyen la base de la nueva "vía de circulación rápida" diseñada
"para aliviar el tráfico con destino a Pucón". Será inaugurada, si o
si, antes de las elecciones de octubre, y se verá resplandeciente,
llena de banderas y afiches alusivos al "progreso", con el aplauso de
muchos miopes que no verán que por esta vía el progreso se marcha de
Villarrica para radicarse en otra parte.

Poca o nula consideración ha habido respecto a los temas
fundamentales en los planes de desarrollo de la comuna: El creciente
flujo de turistas nacionales y extranjeros, el rápido crecimiento
demográfico de la ciudad, la mayor proporción de los ingresos
familiares que se gastan en turismo local, la carencia de otras
actividades de significación económica, la demanda por la mantención de
los ecosistemas naturales, el comercio local que depende del flujo de
turistas, la carencia de una identidad propia como "destino turístico"
internacional, etc.

De este modo culmina la fatal historia de auto mutilaciones que
comenzó con la utilización de la arena de las playas como material de
construcción, siguió con el total abandono de las zonas de playa que
quedaron utilizaables (como se ve en la foto: abandono total, cero
instalaciones, cero ornato) y se concretó con el silencio y la
resignación ante este último atentado al futuro de una ciudad que
debería haber sido un orgullo para todo el país.

Foto 1: de Manuel Gaete
Foto 2: de Manuel Gross

Para facilidad de consulta se muestra a continuación el primer reportaje completo al Proyecto Costanera publicado hace un año.

El misterioso proyecto Costanera de Villarrica

A
pesar de las décadas que el pueblo de Villarrica clama por una avenida
costanera, todavía su anunciada construcción está dentro de las
penumbras del “secretismo” que caracteriza a los entes burocráticos,
porque lo único que se conoce con certeza es la Declaración de Impacto
Ambiental (DIA) del proyecto, presentada por el MOP a la CONAMA de la
Región de La Araucanía el 16 de mayo de 2006, mientras que las muchas
modificaciones propuestas sólo han tenido respuestas de muy buena
crianza y carentes de todo compromiso formal. 

Por Manuel Gross Osses

1. El comienzo del problema

Se
menciona a menudo que en laforma de diseñar las ciudades hay una gran
diferencia entre la mentalidad anglosajona y la mentalidad hispánica,
por cuanto los primeros dejan el río o el lago como espacio
privilegiado del centro cívico de la ciudad, mientras que los segundos
ignoran el recurso natural dejándolo a las espaldas de la ciudad
sirviendo sólo como basurero y cloaca. 

Así,
sin consideración de la fuerte influencia sajona, el pueblo de
Villarrica fue creciendo a través de los años manteniendo siempre la
ciudad alejada del lago, cuando no existía la costumbre de hacer
turismo lacustre, pero sacando provecho de la arena de las playas para
usarla gratuitamente como material de construcción. Todavía hoy, no
menos de media docena de cauces urbanos desembocan directamente en el
lago acrecentando el paulatino proceso de eutrofización que sufren sus
aguas. 

El
resultado final es que, salvo unas pocas excepciones, todo el borde
costero, desde el río Toltén hasta el final de la playa Pucara,
presenta un pobre panorama de construcciones precarias, de sitios con
aspecto de abandono, de antiestéticos patios traseros, de pantanos y
lodazales y, finalmente, de arenales carentes de la infraestructura
básica para atender a los bañistas. 

En
la última década, con la constatación indesmentible de que el
desarrollo económico y social de Villarrica está en la dedicación al
turismo, surgieron las urgencias por revertir las actuales condiciones,
expresadas unanimamente por las autoridades, políticos y líderes de
opinión de todas las nomenclaturas políticas y filosóficas de la
comuna. 

Como
corresponde, entonces, el estado se hizo cargo de contribuir a la
solución de los problemas, mediante el Ministerio de Obras Públicas que
desarrollaría un proyecto de avenida costanera para Villarrica. 

2. El principio de la solución

 El
MOP presentó su proyecto “Construcción Avenida Costanera de Villarrica”
a la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA) de la entonces
Novena Región (hoy Región de La Araucanía), el 16 de mayo de 2006, tal
como consta en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), en
su sitio web en Internet
.
En la Ficha del Proyecto, carpeta “Expediente”, figura un total de 75
eventos, cada uno respaldado por su respetivo documento oficial, desde
el más antiguo la “Carta Presentación DIA” del 16 de mayo, hasta el más
nuevo, “Tapa Expediente”, del 8 de febrero de 2007, que es una lista de
todos los documentos contenidos en el expediente.

En
el caso de la Costanera, el objetivo está claramente definido, como
puede leerse en el párrafo pertinente de la Declaración de Impacto
Ambiental: 

“El
presente proyecto contempla ejecutar obras necesarias para habilitar
Costanera Villarrica entre Julio Zegers y la Ruta 199-Ch (DM 55.922.4),
lo cual permitirá la descongestión vehicular de la zona urbana de
Villarrica, en especial en calles tales como: Carrera, Epulef, Urrutia
y Valentín Letelier, entre otras, ya que todo el movimiento de
vehículos livianos proveniente del poniente de la ciudad de Villarrica
con dirección a Pucón, podrá utilizar esta avenida mejorando el sistema
vial de la ciudad de Villarrica.” 

Esta
declaración de objetivos, que más parece la definición de un “by-pass”
para acelerar el tráfico hacia Pucón, hace pensar que no se han tenido
en cuenta las necesidades de Villarrica para satisfacer la creciente
cantidad de turistas que llegan cada año. En particular, a modo de
ejemplo, frente a una objeción que hace el Director Regional de Turismo
en el sentido de incorporar una mayor cantidad de bajadas a la playa,
el MOP reafirma su proyecto manifestando que en el diseño de las tres
bajadas se ha considerado la funcionalidad y no la cantidad. 

3. Las primeras proposiciones de mejoramiento

 El
presidente de la Corporación de Arquitectos de la Araucanía Lacustre,
Manuel Gaete Winkelmann, difundió públicamente, a mediados del pasado
mes de junio, un extenso documento técnico titulado “Villarrica, una oportunidad para hacer ciudad” donde propuso una serie de soluciones a las deficiencias que presentaba el proyecto del MOP.

 Dice
Manuel Gaete: “Las ciudades son entes complejos y particulares, con
problemas específicos, que requieren de soluciones adecuadas. Estas
soluciones deben venir del estudio cuidadoso del problema, evitando
repetir esquemas urbanos obsoletos, de rápida aplicación, que ya están
probados que no funcionan. Nuestra idea del camino que conectará con
Pucón en forma rápida, siempre fue un camino de circunvalación, que a
su vez se estableciera como limite urbano del desmedido crecimiento
poblacional de Villarrica. Por lo tanto no nos parece adecuada la idea
de desplazar todos estos flujos por el centro de la ciudad y luego por
la costanera, que es la única oportunidad de acercarnos al lago.”

Continúa:
“No nos oponemos a la construcción para ejecutar una costanera en
Villarrica, por el contrario, siempre hemos estado a favor y trabajado
en la consecución de la misma. Pero soñábamos con una costanera mas
amable, de flujo pausado, de ritmo peatonal, de paseo, donde hubiera un
espacio de encuentro ciudadano y turístico y no una carretera de mayor
velocidad. Como arquitectos siempre pensamos que todo se puede mejorar.
Y es por esto que creemos que el diseño de la misma puede y debe ser
mejorado antes de su llamado a propuesta.”

El documento completo está disponible en linea en mi blog Imaginactivo.

Posteriormente,
durante el mes de julio de 2007 la Corporación de Arquitectos
conjuntamente con la Corporación de Desarrollo de Villarrica,
sostuvieron tres reuniones con altos funcionarios de la Dirección de
Vialidad y de Arquitectura del MOP regional para tratar de mejorar el
diseño de la Costanera, apreciándose la excelente disposición del
Director de Arquitectura del MOP Regional, don Gustavo Rivera, al
propiciar estas reuniones en el marco de la colaboración ciudadana en
la concreción de proyectos de interés y gran impacto en la ciudad. Como
resultado de estas reuniones, finalmente la dirección de Vialidad, y en
especial los señores Pedro Arriagada y Héctor Acuña, han aceptado
incorporar las sugerencias y objeciones señaladas al proyecto de
Costanera.

Sin
embargo, falta aún la aprobación final de estas modificaciones por
parte de las autoridades superiores del MOP, las que en varias
ocasiones han inasistido sin explicaciones a reuniones previamente
acordadas con los profesionales de ambas Corporaciones de Villarrica.


 4. El Frente Amplio pro mejoramientos

 El
día lunes 20 de agosto de 2007, la alcaldesa Ingrid Prambs,
conjuntamente con los presidentes de tres Corporaciones de Villarrica,
firmaron un documento que unifica las posiciones que han sostenido los
principales interlocutores en el debate sobre las características de la
Costanera que se construirá en el borde del lago. 

Este
acuerdo es fruto de una serie de reuniones sostenidas entre la
alcaldesa y los profesionales, principalmente arquitectos, para
analizar en detalle las ventajas y desventajas del proyecto formulado
por el Ministerio de Obras Públicas, concluyéndose en que la Costanera
es una necesidad vital para el desarrollo turístico de la comuna y que
es necesario y conveniente introducirle algunas modificaciones al
diseño original.

Las
modificaciones que se proponen constan en la carta que se envió al
Subsecretario de Obras Públicas, Juan Eduardo Saldivia, que en su parte
medular expresa: 

o Muro de contención:
mitigar su altura manteniendo su cota necesaria (a modo de ejemplo,
mediante sucesivas terrazas bajo nivel); dinamizar su trazado en planta
buscando una equilibrio más natural con el lago, la apertura de áreas
verdes y lugares de encuentro ciudadano, como estares urbanos,
favoreciendo la relación costanera-playa-agua. 

o Vías:
armonizar diseño de vías de circulación peatonal y bajadas a playa con
las de uso vehicular (también a modo de ejemplo, con pasadas peatonales
al nivel de la vereda, en donde el vehículo deba someterse al ritmo
peatonal, con material y textura de pavimento distinto); rediseñar nudo
vial en encuentro con carretera a Pucón, considerando entre otros los
siguientes aspectos: retorno a Villarrica, reducción efectiva de
velocidad ingresando desde Pucón, viraje a la izquierda hacia Pucón. 

o Drenaje: diseño de obras de drenaje de aguas lluvia y canales acorde con carácter de atractivo turístico. 

o Materiales:
reevaluar materialidad de algunas partes del proyecto, dado su alto
costo (por ejemplo muro enchapado en piedra Pucón), en beneficio de
solicitudes propuestas por nosotros." 

La
carta está firmada por la alcaldesa Ingrid Prambs y los presidentes
Manuel Gaete de la Corporación de Arquitectos de la Araucanía Lacustre,
Rodrigo Calcagni del Consejo Público-Privado de la Araucanía Lacustre y
Rolf Köster de la Corporación de Desarrollo de Villarrica. 

El documento completo está disponible en línea en mi blog Imaginactivo.

 En
conversaciones preliminares, distintas autoridades regionales y
nacionales del MOP habían manifestado su intención de acoger las
modificaciones que se propusieran responsablemente, por lo que era
razonable esperar que la concreción del proyecto modificado
satisficiera finalmente las necesidades y expectativas tanto de las
autoridades como de los ciudadanos de Villarrica.


5. El misterio continúa

 Aquí
se está haciendo un trabajo serio y sistemático por parte de dos
instituciones prestigiosas y responsables, como son la Corporación de
Arquitectos de la Araucanía Lacustre (CAAL) y la Corporación de
Desarrollo de Villarrica, cuyos máximos dirigentes (ingenieros civiles
y arquitectos) desde hace más de un año iniciaron las consultas
relativas al Proyecto Costanera, como parte de la responsabilidad
ciudadana que las instituciones deben tener para asegurar que las obras
públicas, realizadas con el dinero de todos los chilenos, cumplan
efectivamente su objetivo de mejorar la calidad de vida de la gente. 

En
estas consultas se verificó desde el mismo principio que el proyecto no
era conocido ni por las autoridades regionales del MOP y de Vialidad,
ni tampoco por las autoridades municipales de Villarrica, reinando en
el MOP de Santiago un secretismo total y una completa animadversión
hacia quienes deseaban hacer alguna consulta sobre el proyecto
Costanera. Tal es así, que una copia del plano de las obras proyectadas
tuvo que obtenerse "por debajo de la mesa" ante la negativa de las
autoridades a entregar una copia oficial. 

Los
lectores ya estarán comprendiendo que en esa misma época los mismos
funcionarios trabajaban con este mismo ambiente refractario a las
opiniones, en el Plan Transantiago, cuyos lamentables resultados son
para todo el mundo muy bien conocidos. Ahora, en el caso de la
Costanera, habiéndose demostrado técnicamente que el proyecto tiene
errores que pueden ser fácilmente corregidos, aunque las autoridades
regionales estén de acuerdo en aceptar las sugerencias, la autoridad
santiaguina mantiene un silencio absoluto y se niega a reunirse con los
profesionales de Villarrica. 

Es
cierto que a algunas autoridades les gusta jugar al “secretismo”, de
modo que los ciudadanos se enteran de las decisiones solamente cuando
las acciones ya están en marcha, sin ninguna posibilidad de
modificarlas.

 Como
último dato, para tratar de adivinar los misterios: El proyecto de la
costanera está oleado y sacramentado en el Sistema de Evaluación de
Impacto Ambiental desde el 8 de febrero de 2007. Después de esa fecha,
a pesar de las innumerables respuestas de buena crianza, no se ha
escrito ni una sola línea que indique que algo se ha modificado
oficialmente.

 Publicado en la Revista Travesía de agosto 2007

Foto: de Manuel Gaete


ImaginactivoAtina ChileVillarrica CulturalEcoVillarrica

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Sepultan playa en Villarrica para construir autopista hacia Pucón

Sepultan playa en Villarrica para construir autopista hacia Pucón

Esta
foto muestra dramáticamente las obras de construcción de la
Transcostanera, una vía de circulación rápida que según la Declaración
de Impacto Ambiental del MOP "servirá para agilizar el tráfico hacia
Pucón". 

Para
cumplir con esa Declaración se está construyendo encima de lo que era
la playa ubicada al final de la calle Aviador Acevedo, despreciando la
posibilidad de mejorar el camino existente (en la foto, a la derecha de
la fila de conos anaranjados) que tranquila y amablemente se extendía
al costado y por entre los bosquecillos que se ven al fondo.

Aquí había una playa!!! 

Vista desde la calle Valentín Letelier en dirección a Pucón. (Foto: Víctor Durán)

Así
se sigue auto mutilando el destino turístico de Villarrica. Primero fué
el robo de las arenas de la playa para usarlas como material de
construcción. Luego vino el abandono total que se extendió hasta el día
de hoy permitiendo que extensos sectores se convirtieran en lodazales y
surgideros de aguas servidas. Ahora se las destruye definitivamente en
beneficio de la agilización del tráfico interurbano hacia Pucón. Cero
amabilidad con la naturaleza, cero amabilidad con la comunidad, cero
amabilidad con los turistas.

Esto
no es por miopía de las autoridades. Es por la ceguera absoluta, la
incapacidad total de apreciar el inmenso valor turístico, paisajístico
y urbanístico que representaba esta playa ubicada a sólo dos cuadras de
la principal avenida céntrica (Av. Pedro de Valdivia) que
potencialmente, junto con la Playa El Pescadito también condenada a ser
sepultada por la autopista, podían conformar un escenario de primera
clase situado a pocos pasos de los sectores donde se concentran los
hoteles, restaurantes y cabañas turísticas.

Pero
las organizaciones, profesionales y ciudadanos en general,
especialmente la juventud, que han luchado por tener una Costanera de
verdad no están ciegas ni ciegos. Toda la historia de esta aberración
urbanística se ha escrito, se ha fotografiado, se ha filmado. Están
todos identificados.

Autor: Manuel Gross Osses

……………………..


ImaginactivoAtina ChileVillarrica CulturalEcoVillarrica

Publicado en Medio Ambiente | Deja un comentario